BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

miércoles, 18 de julio de 2018

MALDITAS REDES "ANTIMEDUSAS" I

¡Malditas redes “antimedusas”!... tan perjudiciales para la fauna cómo inútiles para su cometido inicial, el de proteger a los bañistas de las medusas.

Comienzo este artículo igual que el anterior, pero ahora con más indignación al observar hoy una imagen dantesca de un pobre mújol de la especie Chelon labrosus, atrapado en las redes aún vivo y luchando sin descanso por sobrevivir y desengancharse de ellas, con la aleta caudal destrozada y unas heridas muy profundas en sus carnes, producidas por su intento desesperado de escapar de esa trampa mortal para la fauna del Mar Menor, especialmente peces y crustáceos.

Mújol vivo atrapado en las redes antimedusas en el Mar Menor. 17 de julio de 2018.

Me he sentido totalmente impotente por no poder liberarlo y pensar que aunque lo hubiera podido hacer no habría sobrevivido mucho tiempo debido a sus lesiones.

Por otro lado en esta otra foto se puede ver claramente como están rotas y las medusas pasan por esos huecos que quedan en los paños de red. Y están rotas, no porque se hayan roto después de ponerlas, sino que ya estaban rotas desde el primer día, decir se gastan 500000 € en poner unas redes “antimedusas” rotas.

 Medusa marrón ( Cotylorrhiza tuberculata ) pasando a través de uno de los agujeros de las redes.
 17 de julio de 2018. Los Urrutias.

En solo dieciocho días que llevan puestas en Los Urrutias ya he detectado en dos paños, más de diez rotos, una anguila adulta, un mújol, tres cangrejos atrapados en ellas y que han muerto. Todo ello, detectado por un solo observador en dos paños de redes, no recorridos totalmente y a principio de verano, con que imaginad que puede pasar de aquí al final del verano.

 
13. ¿Puedo bañarme si hay una red de contención de medusas?

Respuesta: 

Por lo general no ya que la red detiene las medusas pero no los tentáculos que se rompen por el efecto de las redes y aunque se hayan desprendido de las medusas, nos pueden causar picaduras. Tan sólo cuando las redes se utilizan para retener medusas con escaso poder urticante, como es el caso de Cothylorriza tuberculata, el baño resulta posible pero con precaución.

¿Alguien entiende entonces por qué las ponen, si ellos mismos reconocen que no son eficaces para el objetivo que se supone que las ponen?

No entiendo como organizaciones ecologistas cuyo objetivo es proteger el Mar Menor y a sus “habitantes” naturales, así como el Comité de Asesoramiento Científico no elevan sus quejas a la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente  para que retire de inmediato estas redes tan perjudiciales para la fauna del Mar Menor y si es que lo han hecho, como no le dan más visibilidad a la protesta.

domingo, 8 de julio de 2018

MALDITAS REDES "ANTIMEDUSAS"


¡Malditas redes “antimedusas”!... tan perjudiciales para la fauna cómo inútiles para su cometido inicial, el de proteger a los bañistas de las medusas.

Tan caras, a la par de con resultados tan nefastos, ya que lejos de solucionar el problema para el que se instalaron por primera vez, se ha ido viendo año tras año, como lo agravan.
Cuando ponen las redes al principio de verano, este año a finales de junio, las medusas de las que pretenden que nos protejan, se encuentran o bien en estado larvario aún o en juvenil, con un diámetro bastante más pequeño que la malla de la red, con lo cual estos individuos pasan de un lado a otro de la red indistintamente sin ninguna cortapisa. 

 Medusa marrón juenil ( Cotilorrhyza tuberculata ) pasando a través de uno de los rotos de las redes sin ningún problema hacia la "zona de baño". 7 de julio de 2018 en Los Urrutias.

Pero cuando estos pequeños individuos pasan dentro de la “zona de baño” ( entrecomillada, porque en ningún sitio queda recogido que por norma y ley los bañistas nos tengamos que bañar dentro de este recinto ), resulta que crecen, sorprendentemente para algunos de los sesudos políticos y técnicos que creen que estas redes nos “salvan” de las medusas, y a resultas de ese “sorprendente” crecimiento quedan atrapadas dentro del recinto donde se supone que los bañistas están a salvo, y ya no pueden salir de él hasta que quitan las redes al final del verano o principios de otoño, con lo cual dentro de esos recintos es habitual encontrar ejemplares de gran tamaño y en gran número además, incluso más que fuera de ellos.

Medusa marrón ( Cotilorrhyza tuberculata ) de mayor tamaño de la malla de red dentro de la "zona de baño", que ya no puede salir de ella, cuando solo hace una semana que habían puesto las redes.
7 de julio de 2018.
 Los Urrutias.

Por otro lado las medusas al chocar contra las redes y quedar atrapadas, golpeándose con ellas, se rompen, y las células urticantes que antes estaban concentradas en el propio cuerpo de la medusa, ahora se esparcen por el mar formando una “sopa” de células urticantes, cuya consecuencia es que el agua escuece y los bañistas tienen más molestias que antes.

Además son muy perjudiciales para la fauna, ya que actúan de la misma forma que las redes de los pescadores y los peces y otros animales quedan atrapados en ellas, muriendo de una forma bastante cruel por cierto.

 Anguila ( anguilla anguilla ) atrapada en las redes y muerta, en estado de descomposición avanzado, lo que quiere decir que llevaba muerta varios días allí, probablemente tuvo una agonía lenta. 6 de julio de 2018. Los Urrutias.

Salpa ( Salpa salpa ) muerta en las redes "antimedusas". 27 de julio 2017. Los Urrutias.

Cangrejo azul americano o jaiba ( Callinectes sapidus ) atrapado en las fatídicas redes "antimedusas". 30 de junio de 2018. Los Urrutias.

A la vez tampoco dejan moverse de forma libre a los peces, por lo que dificultan su reproducción y también fomentan la pesca furtiva, ya que los pescadores furtivos saben que al final del verano pueden pescar dentro de estas redes "antimedusas" piezas de gran tamaño que no han podido salir de ellas y se encuentran atrapadas en el recinto.

Para más inri, se gastan todos los años cientos de miles de euros, este año concretamente cerca de 500000 € para poner redes rotas, algunas veces con unos agujeros por el que podrían pasar varias personas a la vez. Con lo que cómo podéis imaginar desde luego que no cumplen con su cometido ni mucho menos, ya que las medusas pasan por ellos sin ningún problema.

Roto en las redes en Los Urrutias, detectado el mismo día que las pusieron 30 de junio de 2018.


Roto en las redes de gran tamaño, yo mismo pase sin  ninguna dificultad por el hueco dejado que era de varios metros. 7 de julio de 2018. Los Urrutias.

Lo peor es que todo lo dicho anteriormente se repita año tras año, desde hace ya unos veinte años o quizá más, con lo cual podéis hacer un cálculo del gasto inútil de dinero que se ha invertido, que se podría haber invertido en investigación o poner otras medidas para que el Mar Menor no estuviera en las situación que se encuentra ahora mismo.

Por todo ello, pediría a los responsables de este desbarajuste, que por favor den orden de retirar de forma inmediata estos artilugios tan perjudiciales, caros e inútiles de las aguas de nuestro Mar Menor y si de verdad quiere hacer bueno por el ecosistema, se gaste ese dinero en algo que sea beneficioso y útil para la laguna, como por ejemplo en proyectar más filtros verdes y llevar a cabo por fin su construcción o en investigación.