BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE 2010

EL TIEMPO

viernes, 20 de julio de 2012

PECES EN EL MAR MENOR: BLÉNIDOS EN EL MAR MENOR II. Microlipophrys dalmatinus


Como ya mencioné en un artículo anterior en el mar Menor han citado distintos autores principalmente tres blénidos, de los cuáles yo también he podido constatar su presencia: Lipophrys pavo (Risso, 1810 ) ( =Salaria pavo, Blennius pavo ), Microlipophrys dalmatinus (Steindachner and Kolombatovic, 1883 ) (=Lipophrys dalmatinus, Blennius dalmatinus ) y Parablennius sanguinolentus ( Pallas, 1814 ) (=Blennius sanguinolentus). Veáse “ Blénidos en el mar Menor. Lipophrys pavo” del 15 de octubre de 2011. En esa ocasión hablé sobre el que es el blénido más común de la laguna, el Gallerbo o Babosa ( Lipophrys pavo ).

Pareja de Lipophrys pavo.

En este artículo hablaré sobre el Microlipophrys dalmatinus.

Microlipophrys dalmatinus:

El Microlipophrys dalmatinus, no tiene un nombre común en castellano, al menos que yo conozca por lo que solo lo nombraré por su nombre científico. A parir de ahora como M. dalmatinus.

Se trata de un pez de la familia Blenniidae ( Blénidos ) que vive en el Mediterráneo y mar Menor. También ha sido citado por algunos autores en el océano Atlántico frente a las costas de Portugal.

Taxonomía:

Phyllum: Chordata ( Cordados )
Clase: Actinopterygii 
Orden: Perciformes
Familia: Bleniidae ( Blénnidos )
Género: Microlipophrys
Especie: dalmatinus (Steindachner and Kolombatovic, 1883)
Sinónimos: Lipophrys dalmatinus, Blennius dalmatinus

Microlipophrys dalmatinus sobre una roca a una profundidad de 1.5 metros aproximadamente. Se aprecia el ribete amarillo de la aleta dorsal.
Julio 2012

Descripción:
M. dalmatinus tiene un cuerpo alargado comprimido lateralmente y resbaladizo que carece de escamas como todos los blénidos. La cabeza achatada por delante con un color verde oscuro en la parte superior y frontal, una aleta dorsal que va desde detrás de la cabeza hasta la aleta caudal y que tiene un ribete amarillo en la parte superior.

Son muy típicas para reconocerlos las nueve bandas transversales alternando bandas de color claro con otras más oscuras ribeteadas por unas blancas más estrechas.

 Lipophrys dalmatinus. En esta foto se pueden apreciar las bandas transversales típicas de esta especie.
Julio 2012

Además tiene distribuidas por toda la parte dorsal del cuerpo pequeñas manchas azules brillantes y otras más pequeñas negras sobre un fondo verde oliváceo.

Puede alcanzar una longitud de hasta 450 mm.

Hábitat:

Vive siempre en zonas cercanas al litoral y a poca profundidad, uno o dos metros, en fondos con sustratos rocosos dentro de las oquedades que se forman en las rocas o posándose sobre la superficie de estas mimetizados prácticamente con las algas que están sobre ellas. También es fácil verlos dentro de algunas conchas que utilizan como escondrijo y para hacer sus puestas de huevos.

Debido a su pequeño tamaño y que a diferencia de su pariente, el gallerbo, M. dalmatinus es un pez bastante tímido y huidizo, es una especie difícil de localizar en los fondos del mar Menor porque además cuando se siente amenazado se suele ocultar entre las frondes de la Caulerpa prolifera, tan abundante a esa profundidad en la laguna. Aunque al ser territorial, una vez localizado es fácil volver a verlo.

Microlipophrys dalmatinus. Se puede apreciar el color verde de la parte frontal y superior de la cabeza.
Julio 2012

martes, 10 de julio de 2012

PECES EN EL MAR MENOR: LOS CABALLITOS SE DEJAN VER DE NUEVO EN EL MAR MENOR

Las poblaciones de hipocampo se recuperan pero los bañistas vuelven a llevárselos pese a estar prohibido

No es un chiste, pero lo cierto es que hay dos noticias, una buena y otra mala: la buena es que las poblaciones de caballito –Hippocampus guttulatus– se han recuperado ligeramente en el Mar Menor, y la mala es que algunos bañistas –desaprensivos o poco informados– se los están llevando como recuerdo, igual que hace varias décadas, cuando para coger un hipocampo bastaba con sumergirse cerca de la orilla con una máscara de buceo y alargar la mano.

Los últimos muestreos de la asociación Hippocampus reflejan una mayor presencia de caballitos, tanto adultos como juveniles y en toda la superficie de la laguna, según explica Cristina Mena, presidenta del grupo de voluntarios dedicado a investigar y proteger esta especie. Aún no han procesado los datos –el programa de seguimiento terminará en diciembre–, pero su amplia experiencia en el seguimiento de los hipocampos les permite asegurar que hay más ejemplares. También cuentan con el testimonio de los pescadores, que los están recogiendo en sus redes –y devolviendo al agua– en mayor cantidad que en los últimos años. «Los muestreos están siendo esperanzadores porque estamos viendo muchas crías; antes solo se veían cerca de los puertos y ahora los estamos encontrando en el centro de la laguna, e incluso en la zona del Estacio», explica esta profesora del instituto Manuel Tárraga de San Pedro del Pinatar.

Pero la mayor visibilidad de los caballitos está provocando bajas en sus depauperadas poblaciones porque, según informa Cristina Mena, están detectando la extracción puntual de ejemplares por parte de veraneantes, algo que está prohibido. «Esperamos que se imponga la concienciación, porque lo que necesitamos es ayuda para seguir investigando», advierte. El principal objetivo de la asociación Hippocampus, que cuenta con 25 voluntarios, 15 miembros asociaciados y 7 en activo, es reunir la información necesaria para que la especie se considere en peligro de extinción –ahora su calificación es ‘vulnerable’.

El Instituto Español de Oceanografía –que trabaja en coordinación con Hippocampus– devolvió ayer al Mar Menor los seis últimos caballitos de su programa de cría en cautividad, que está dando buenos resultados y se retomará la próxima primavera. Permanecerán en jaulas de aclimatación en una zona restringida de la Academia General del Aire hasta su liberación definitiva, el día 20 de este mes. «La captura de juveniles en sus primeras fases y su cría en acuarios es una estrategia viable para incrementar la tasa de supervivencia en las primeras fases de desarrollo», explica la investigadora Elena Barcala. «Así se liberan adultos más fuertes, con mayor tasa de supervivencia, y se evitan los problemas de endogamia que tiene la reproducción en cautividad».

Autor: Miguel Ángel Ruiz
La Verdad 7 de julio 2012

Desde aquí pediría a la gente un poco de sensibilidad con estos bonitos peces y que por favor a pesar de la tentación de sacarlos de su  ambiente natural para introducirlos en un acuario, o peor aún, que después de secarlos al Sol acaben decorando la pared de una casa, tengan en cuenta que si los dejan en el mar todos podremos disfrutar de ellos y de su belleza.

Mi NO más rotundo a la recolección de caballitos de mar. ¡ Déjalos vivir en paz en el mar Menor !
Para saber sobre el caballito de mar pinchar en este enlace.

martes, 3 de julio de 2012

CTENÓFOROS EN EL MAR MENOR: REAPARICIÓN DE CTENÓFOROS EN EL MAR MENOR

En agosto de 2006 pude constatar la presencia de ctenóforos en el mar Menor, ante mi sorpresa quise informarme sobre si este hecho ya se había producido anteriormente, ya que yo llevo más de cuarenta años veraneando en la zona y jamás había visto ningún animal perteneciente  de este tipo ( phyllum ). La especie en concreto es Mnemiopsis leidyi.

 Ctnóforo sobre fondo de Caulerpa prolifera a dos metros de profundidad julio 2012

Lo cierto es que no pude encontrar mucha información sobre la presencia de estos animales en el mar Menor, aunque desde el Instituto Oceanográfico de San Pedro del Pinatar ( Murcia ) me informaron de que si que había constancia de la presencia de otra especie de ctenóforos en la laguna y además D. Julio Mas también nombra la presencia en el megaplancton de ctenóforos en su tesis "El mar Menor. Relaciones, diferencias y afinidaddes entre la laguna costara y el mar Mediterráneo adyacente" (1994)

La especie parece ser Mnemiopsis leidyi.

  Ctenóforo a finales de junio 2012

El caso es que este año han vuelto a aparecer estos animales sin que sepa de nuevo el motivo de su aparición, si bien es cierto que parece que están permaneciendo más tiempo en la laguna de lo que lo hicieron la otra vez, ya que la vez anterior estuvieron aproximadamente un semana solamente y en esta ocasión que yo haya podido constatar ya están más de cuatro semanas a fecha de 1 de julio de 2012. 

Además también he podido comprobar que en esta ocasión su población es menor, ya que la vez anterior aparecían en grandes masas y ahora los bancos son de menos individuos.

Por otro lado su reaparición coincide con la de la medusa Aurelia aurita curiosamente, no se si tendrán alguna relación ambos hechos, pero podría ser que al haber menos medusas de las otras dos especies o simplemente no haberse desarrollado del todo, hayan aprovechado los ctenóforos y la Aurelia aurita para poder desarrollarse o simplemente que este año haya alimento para todos debido, a como apuntaba un lector, que los niveles de nitratos sean más altos de lo normal y eso haya hecho que el fitoplancton y el zooplancton, alimento de ctenóforos y medusas, haya aumentado.

 Ctenóforo a finales de junio 2012

En todo caso sigo defendiendo que estos cambios que se producen cíclicamente en el Mar Menor deberían tener más atención por parte de los responsables de medio ambiente de la Comunidad y del Ayuntamiento de Cartagena en particular, e incentivar y apoyar su estudio, ya que forma parte de los cambios que está sufriendo este ecosistema, seguramente debido en su mayor parte a la acción antrópica.