BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE 2010

EL TIEMPO

viernes, 3 de marzo de 2017

LLEGANDO LA PRIMAVERA, 26 de febrero


Prado de vinagrillo ( Oxalis pes-caprae ) y otras hierbas en el campo del Carmolí.
 
Ya está llegando la primavera y este hecho se traduce en el paisaje, los campos se muestran multicolores, predominando sobre todo los colores blancos y amarillos, salpicados de verdes y algunos morados que le dan un bonito contraste.

 Pradera de Diplotaxis erucoides en la rambla del Albujón.

También se nota en las temperaturas, más suaves ya que en semanas anteriores, aunque todavía hay que abrigarse un poco. Este fin de semana las temperaturas han rondado los 20º, unos grados arriba o abajo, y ha sido en general más o menos soleado, aunque el viernes y el sábado estuvo un poco nublado en algunos momentos. Sin embargo los vientos han sido más calmados y eso se ha notado en el mar, que estaba bastante calmado.

 Vista general del Mar Menor desde Los Urrutias, el día 26 de febrero de 2017.

 El agua sigue turbia, aunque con la quietud del mar, los sedimentos se depositan en el fondo y puede dar la sensación de estar clara, incluso cristalina en la orilla, unos metros más adentro se puede constatar su turbidez.


 Así se veía el agua en la orilla de Los Urrutias el día 26 de febrero de 2017.

La rambla del Albujón y las otras ramblas siguen drenando grandes cantidades de aguas contaminadas con sedimentos procedentes de los campos circundantes, saturadas de nitratos, herbícidas y plaguícidas, en este sentido nada  ha cambiado, el "vertido 0" está muy lejos de ser alcanzado, si no se empieza a gestionar en serio la agricultura para que sea compatible con el ecosistema. El problema que tenemos encima es muy grave y si esto no se hace con rapidez, podría ser  demasiado tarde para el Mar Menor y mientras nuestros políticos siguen peleándose por sacar réditos electorales en lugar de solventar el problema.


 Desembocadura de la rambla del Albujón el día 26 de febrero de 2017, se puede observar el gran caudal que desemboca en el Mar Menor desde la rambla.

Por otro lado, algo se está haciendo bien, y es la repoblación vegetal de la franja que se roturó en La Marina del Carmolí para soterrar la tubería que desviará los drenajes desde la rambla del Albujón a las infraestructuras de la comunidad de regantes Arco Sur, atravesando la rambla de Miranda. 

Aunque parece que hay a quien no le parece bien la medida, como otras medidas que se han tomado, supongo que de nuevo tendrá algo que ver la política.

Replantación en la zona roturada de La Marina del Carmolí 26 de febrero de 2017.

Por lo demás siguen cometiéndose irregularidades que quedan impunes, debido a la falta vigilancia de la zona, no porque los agentes ambientales lo estén haciendo mal ni mucho menos, ellos realizan una labor excelente, sino porque se necesitan más recursos humanos para poder vigilar una zona tan extensa y delicada ambientalmente de forma exhaustiva.

Desde aquí pediría a las autoridades competentes que se planteen la posibilidad de ampliar la plantilla de agentes ambientales en la zona y de vigilantes dentro de la laguna.

Estas irregularidades van desde gente haciendo motocross en zonas sensibles como Lo Poyo y los arenales de Los Nietos, pasando por los aeromodelistas que molestan a las aves en la rambla del Beal, lugar tradicional donde se suelen poner todos los fines de semana  y que es zona ZEPA, redes ilegales dispuestas casi en la orilla, pescadores sin licencia en la orilla y que se llevan piezas por debajo de las medidas permitidas, caza ilegal, pasadas con maquinaria pesada por la playa, la mal llamada "regeneración de playas",... en fin un largo etcétera.


 Motoristas en los arenales de Los Nietos, pasando por encima de las replantaciones hechas por ANSE en la zona.

Menos mal que aun así las aves siguen sobreviviendo en la zona y últimamente se han visto algunas especies interesantes, rarezas como el negrón especulado o el porrón pardo, este último siempre en balsas de riego, no dentro de la laguna.

 Negrón especulado ( Melanita fusca ) en la zona de los arenales de Los Nietos, 26 de febrero de 2017.

 Porrón pardo ( Aythya nyroca ) en balsa de riego de uno de los campos circundantes del Mar Menor, 26 de febrero de 2017.
 
También son interesantes algunas plantas que han florecido recientemente con este casi principio primaveral, como son algunas orquídeas, crucíferas y compuestas.

 Orchis collina, 26 de febrero de 2017.

 Orchis collina, variedad hipocromática, 26 de febrero de 2017.

 Diplotaxis erucoides, rambla del Albujón, 26 de febrero de 2017.

Agradecimientos a José Antonio López Espinosa por su ayuda en la identificación de las plantas que aparecen en el artículo.
 





jueves, 2 de febrero de 2017

20 de enero de 2017

Este año ha empezado con temperaturas anormales para esta zona y nuestro clima, tras unos días de temperaturas muy bajas, incluso en algún momento bajo cero, se produjo un fenómeno nada normal en la comarca del Mar Menor y el día 18 de enero cayó una nevada, que no llegó a afectar a toda la zona, pero si a algunos lugares del entorno marmenorense, como algunos pueblos de litoral o cercanos a él y la sierra de Atamaría.

Sierra de Atamaría nevada a la altura de la carretera del LLano del Beal. Fotografía de Javier Noguera, 19 de enero de 2017

Aunque es un fenómeno raro en la zona, no ha sido la única que ha pasado en este siglo, ya que el 27 de enero de 2005 también cayó una gran nevada en la zona de La Manga del Mar Menor y Cabo de Palos.

Nevada en Cabo de Palos, 27 de enero de 2005. Fuente: Educarm.es

Tras esta nevada, el día 19 de enero hubo unas fuertes precipitaciones que vinieron en el peor momento para la laguna, ya que empeoraron aún más la situación de las playas y campos circundantes del Mar Menor, los campos que empezaban a secarse de las fuertes lluvias de diciembre, no llegaron a hacerlo y "llovíó sobre mojado" y se anegaron de nuevo, llevando la escorrentía del agua, los sedimentos y con ellos los nitratos, fosfatos, plaguicidas, herbicidas, metales pesados y demás hacia el Mar Menor, ya fuera campo a través o por las ramblas que desembocan en él, no solo la del Albujón, aunque esta sea la de mayor aporte de contaminantes hacia la laguna. Con lo que el "pobre" Mar Menor, no sale de una para meterse en otra.

Rambla del Miedo vertiendo al Mar Menor, normalmente esta rambla no tiene ese canal tan ancho, pero después de las lluvias de diciembre y enero se ha ensanchado mucho más, por lo que el caudal de agua vertida a la laguna es mucho mayor.

El resto de días de la semana hubo fuertes vientos y el tiempo estuvo muy nublado.

 Aspecto del Mar Menor después de las lluvias, el día 20 de enero de 2017, se puede ver un color marrón nada saludable, debido a los sedimentos arrastrados hacia sus fondos.

 El aspecto del agua no era nada saludable esos días.

 El día 20 de enero volvió a ocurrir otro fenómeno raro y curioso en la zona, un pequeño tornado.

Aunque parece que no es un hecho insólito, ya que hay registros de otros pequeños tornados anteriormente en fechas relativamente recientes. Como el que hubo 8 de febrero de 2008 o el 12 de septiembre de 2015.

Ver tornado de 20 de enero de 2017

Fuente: anónimo de Youtube.

A pesar de ello pude salir al campo y observar algunas aves como las siguientes: ánade real, cigüeñelas, lavandera común, busardo ratonero, águila calzada, aguilucho lagunero, cernícalo vulgar, garceta grande, garceta común, corrlimos común, vuelvepiedras, archibebe claro, cerceta común, focha común, polla de agua, gaviota reridora, gaviota patiamarilla, cormorán grande, garza real, espátula, flamenco, zarapito real, mirlo común, estornino negro y pinto, zorzal común, pardillo común, verderón, gorrión común, verdecillo, jilguero, bisbita común, colirrojo tizón, tarabilla común, tórtola turca, paloma bravía, paloma torcaz, mosquitero común, avión roquero, zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, chorlito gris, porrón común, alondras, cogujada común, chorlito dorado y alcaraván.

Espátula en puerto de Los Urrutias

sábado, 21 de enero de 2017

13 y 14 de enero de 2017

Bueno, parece que empezamos el año bastante peor que lo acabamos en el Mar Menor, las lluvias acaecidas en diciembre del año pasado están pasando factura obviamente. Las aguas esta semana están realmente turbias y de un color marrón verdoso muy preocupante.

Se puede observar el color tan poco saludable que tiene el agua

Pinchando en este enlace puedes ver un panorámica desde Los Urrutias:

Vista desde Los Urrutias 15-01-17

Las temperaturas han sido las normales en estos meses, de entre 13º y 16º, la humedad ambiental ha estado rondando el 45%, el viento de norte todo el fin de semana, como suele ser típico en esta época y el cielo soleado con pocas nubes. La sensación térmica de frío ha sido mayor, sobre todo a partir del sábado, ya que ha empezado a subir la fuerza del viento del norte.

El agua en la orilla, tiene un color marrón turbio

Las ramblas siguen drenando el agua de los campos de cultivo y de los humedales del Mar Menor, vertiendo nitratos y otros productos nocivos. El casi vertido cero que se había conseguido en la rambla del Albujón durante unos meses se ha acabado y hemos vuelto al punto incial de antes del verano. Además no sólo es esta rambla la que está vertiendo sus aguas cargadas de nutrientes el Mar Menor, sino también la de Miranda, Miedo, Ponce y otros ramblizos que desembocan en La Marina del Carmolí y en el perímetro en general de la laguna.

Desembocadura de la rambla del Albujón 14-01-17

Desembocadura de la rambla del Miedo 14-01-17

Desembocadura de rambla de Miranda 14-01-17

El nivel del mar, está empezando a ascender de nuevo y han desaparecido ya algunos de los secos que se habían formado, redistribuyendo los sedimentos acumulados en ellos, dejando "escalones" en el agua, que seguramente permanecerán hasta el verano, además de los cienos que se habrán formado al morir las fanerógamas marinas y algas cubiertas por los sedimentos arrastrados por las lluvias.

Ambos fenómenos seguramente perdurarán hasta el verano, dificultando el baño, sobre todo a las personas mayores, como ya pasó el verano anterior, en que varias personas mayores y no tan mayores quedaron atrapadas en el fango y una pareja de ancianos, incluso tubo que ser socorrida en la playa de Los Urrutias por los servicios de emergencia.

Todo ello es consecuencia de los sedimentos arrastrados por las lluvias, pero también del empeño en la mala práctica de regenerar la arena de la costa en años anteriores, y ahora están empeñados de nuevo en cometer el mismo error. Y si el Mar Menor ya estaba delicado antes de las fuertes lluvias de diciembre, aún más después de ellas, ahora el Gobierno Regional va a terminar de rematarlo con estas obras de regeneración de playas, ya que esa arena que depositarán en las playas de cara a Semana Santa, después de este período y antes del verano de nuevo desaparecerá por los temporales e irá a parar al mar, creando más fangos y acabando con las pocas algas y fanerógamas que queden, si es que para entonces hay todavía alguna. ¿No decían que no iban a acometer ninguna acción en el Mar Menor sin el asesoramiento del Cómite Científico?, no creo, ni por un momento que el Cómite haya dado "luz verde" para esta actuación.

A pesar de todo ello, los seres vivos que habitan en la laguna y sus alrededores se empeñan en sobrevivir y estos días he visto: zampullín cuellinegro, zampullín chico, cerceta común, focha común, porrón común, aguilucho lagunero, cernícalo vulgar, búho real, bisbita común, curruca cabecinegra, lavandera común, pardillo común, verderón, verdecillo, gorrión común, colirrojo tizón, tarabilla común, avión roquero, cogujada común, alcaudón real, cotorra argentina, mirlo común, estornino negro, estornino pinto, tórtola turca, paloma torcaz, codorníz, perdíz roja, chorlitejo grande, chorlito gris, archibebe claro, cigüeñela, martín pescador, vuelvepiedras, gaviota reidora, gaviota picofina, gaviota patiamarilla, gaviota de Audouin, alcatraz, pardela cenicienta, alca común, cormorán grande, cormorán moñudo, garceta común y zarapito real.

En la imagen podemos ver un aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) en La Marina del Carmolí, como queriendo huir de los barcos que lo persiguen.