BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

martes, 1 de septiembre de 2015

FORAMINÍFEROS EN EL MAR MENOR

Si cogemos un puñado de arena de la playa podemos encontrar unos microfósiles, es decir unos pequeños caparazones calcáreos de unos diminutos seres unicelulares,  sólo visibles a la lupa.

Se trata de unos seres pertenecientes al reino de los Protoctistas llamados Foramíniferos, unos protozoos poco conocidos por la mayoría de la gente, aunque bien conocidos por los científicos, y que como todos estos son unicelulares, compuestos de una sola célula eucariota (con verdadero núcleo).

Foramínifero

Foramíniferos

Los que podemos encontrar más fácilmente en la arena y fondos del Mar Menor tienen un caparazón externo en espiral plana, parecido a la concha de los moluscos gasterópodos, como las caracolas de mar, y consta de una serie de cámaras que se interconectan entre sí por pequeños poros, llamados forámenes, de donde deriva el nombre de la clase Foramínifera que es a la que pertenecen taxonómicamente estos protozoos.

Partes del caparazón externo del Foraminífero

La coloración de este caparazón externo cuando ha fosilizado es a bandas de colores que se alternan, o bien de un solo color blanquecino liso, que se va poniendo más claro conforme va pasando el tiempo y está más expuesta a la meteorización por las inclemencias meteorológicas. 

La composición química de este esqueleto es de carbonato cálcico.

Su hábitat es marino, ya sea litoral o pelágico y sus caparazones externos fosilizados se pueden encontrar en el lecho marino, aunque casi siempre acaban en la playa mezclados con otros sedimentos como granos de sílice, microconchas marinas, trozos de conchas…,  debido a que el mar los arrastra hasta allí.

 Foramínifero y trozos de conchas

 Foraminífero 

Son buenos bioindicadores

Se utilizan como bioindicadores de contaminación marina, sobre todo de metales pesados, ya que cuando viven en ambientes donde estos abundan, su envoltura presenta algunas alteraciones aberrantes. También cuando hay contaminación por petróleo pueden presentar deformaciones debido a la presencia del petróleo en el sustrato.

Sus fósiles tienen una gran importancia en la paelontología, ya que gracias a ellos se puede saber edad, profundidad, temperatura, productividad o composición química de los océanos.

2 comentarios:

Isabel Rubio dijo...

Excelente explicación y fotos. Gracias, Pepe.

José Navarro Leandro dijo...

¡Gracias a ti por leerlo e interesarte por el Mar Menor como lo haces!, a ver si conseguimos salvarlo por fin.
Un saludo.