BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

viernes, 14 de febrero de 2014

LA TORRE DEL NEGRO


Situación:
La enigmática Torre del Negro está entre las poblaciones de Los Urrutias y El Algar, en los alrededores del Mar Menor, en la provincia de Murcia.

Sus coordenadas UTM son 37 41´ 25´´ N - 0º 52´ 91´´ O.

A ella se accede por la carretera N-332 que une Los Alcázares y Cartagena, paralela a la autovía del Mediterráneo ( E15 ).

Situación de la Torre del Negro

Torre del Negro en carretera N-332

El edificio:

La Torre del Negro es una propiedad privada, que consta de un edificio con forma de prisma inclinado que es la torre propiamente dicha, de dos plantas y una altura de 14 metros, además de unas edificaciones anexas a ella que son de construcción más reciente.

Torre del Negro

La torre fue construida en 1585, en tiempos de Felipe II y su nombre inicial  fue Torre de Arráez, es probable que este nombre provenga de la palabra árabe arráez que significa algo así como jefe y  también identifica a la persona  responsable de las encañizadas, aunque finalmente se le dio el nombre de Torre del Negro debido a un esclavo liberado de las Galeras Reales que trabajó allí y que era negro . 

 Torre del Negro y edificaciones anexas
Su función inicial fue la de torre rural de aviso de ataques de piratas berberiscos en las costas de las poblaciones circundantes al Mar Menor, desde ella se daba aviso de la llegada de estos piratas que navegaban por las aguas mediterráneas y de la laguna y hacían sus racias sobre las poblaciones costeras.  Otras torres construidas en la zona durante los siglos XVI y XVII, tenían la misma función, como la torre del Rame, la de las Encañizadas o la torre sobre la que fue construido el faro de Cabo de Palos.

Torre del Negro

Leyenda:

Según dicen existe una leyenda entorno a esta legendaria torre que cuenta que hacía 1583 La Torre del Negro fue ocupada por un herrero alquimista, que se empeñó en fabricar un neumático para poder sacar los cañones de los barcos hundidos en el mar utilizando técnicas de propias de la alquimia. Una noche desapareció sin dejar rastro y  nadie supo más nada de él. Dicen, que tal vez, se metió en el mar y no volvió a salir de él.

Así que se cuenta que algunas noches, en la torre, se oyen martillazos sobre hierro y que en algunas zonas del Mar Menor se ven burbujas saliendo del mar.


1 comentario:

alp dijo...

Vaya tela, don José, toda la vida viéndola y ni idea. Estupenda documentación... Sigue con tus averiguaciones de antiguas viviendas... Me gusta... Un abrazo desde muy cerca....