BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

sábado, 6 de agosto de 2011

LAS INÚTILES MEDIDAS DE PROTECCIÓN CONTRA LAS MEDUSAS EN EL MAR MENOR III


 Como dicen: “Para muestra un botón”:

En el siguiente vídeo se puede observar como las medusas cuando son más pequeñas pasan de un lado a otro de la red sin dificultad y cómo cuando crecen quedan atrapadas en ella por la parte de la “zona de baño”, destrozadas y rompiéndose en pedazos que después quedan libres en el agua y que todavía transportan sus células urticantes.

La primera parte del vídeo, donde se observa como pasan las pequeñas medusas Cotilorhyza tuberculata de lado a lado de la red a través de la malla está grabada el 5 de julio, mientras que la segunda parte en la que se las Rhizostoma pulmo atrapadas en la parte interior de la red, en la “zona de baño” es del 15 de julio.



El vídeo anterior, como pone en la filmación es de primeros de julio de este año 2011, el siguiente es de primeros de septiembre del mismo año, después del verano grabado en el mismo lugar, ¿hay alguna diferencia en cuanto a la presencia de medusas?, la respuesta es NO, luego demuestra una vez más la inutilidad de este "parche".


Como decía el tío Pencho en uno de sus geniales chistes, ¡Parece que han puesto las redes al revés! y lo que hacen es que no dejan salir a las medusas de la “zona de baño”. Entrecomillo la expresión "zona de baño" porque eso es otro tema en el que habría mucho que decir, ¿”zona de baño para los veraneantes” o corrales?, ya hablaremos de este tema otro día.


¿Cuál es la solución al problema?

Evidentemente no la tengo, ni nadie por ahora,  pero si se lo que no es solución y son precisamente esas medidas-parche que se están poniendo, ya que al cabo de dos décadas seguimos con el mismo problema, prueba irrefutable de que no sirven de nada.

Es cierto que ha habido años en los que ha habido menos medusas, como desde el 2005 al 2007, pero no ha sido por las medidas tomadas, sino por las condiciones de temperatura y precipitaciones que se dieron durante esos años y que influyen de forma determinante en el ciclo reproductivo de las medusas, y la prueba es que en los años anteriores y posteriores con las mismas medidas de los años mencionados ( 2005-2007 ), hemos y seguimos teniendo el mismo problema, quizás más grave que al principio.

¿Por qué más grave que al principio?

Porque ahora sería incluso contraproducente acabar con toda la población de medusas en el Mar Menor, debido a que cada medusa es como una especie de “pequeño filtro” capaz de filtrar hasta cien litros de agua diarios, si actualmente no existieran en la laguna estos celéntereos o al menos una población sostenible de estos, el Mar Menor sería una auténtica cloaca con aguas verdosas y llena de algas, ya que las cantidades de agua que son capaces de filtrar las medusas evita que esto ocurra y se produzcan las consecuencias derivadas de esa situación.

Posible solución

De forma muy sintética se podría decir que los investigadores que estudian la dinámica de las aguas del Mar Menor y la evolución de la laguna año tras año, aconsejan que se depuren bien las aguas de las ramblas antes de llegar al Mar Menor, concretamente la rambla del Albujón, que según algunos investigadores es la que aporta casi el 90% de nitratos y fosfatos que entran en la laguna y que haría que proliferara el plancton vegetal tan necesario para la supervivencia de los celentéreos.

3 comentarios:

alp dijo...

Como siempre, tus comentarios...a misa...nada que decir...comparto todo lo escrito..un saludete.

José Navarro Leandro dijo...

Espero que lo comparta alguien más jejeje, sobre todo la gente de la Consejería.
Un saludete para ti.

María dijo...

Me ha encantado tu exposición y, muy especialmente, tu reflexión-denuncia sobre lo poco que se gasta en investigación.

Honradamente jamás entenderé la políticas de subvenciones para asuntos tan peregrinos como "hacer una web para la asociación gay de Zimbawe" y no sigo porque me enfado y hoy no tengo ganas de sacar a la fiera que llevo dentro.

Besos, te seguiré.