BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

domingo, 17 de julio de 2011

CONTAMINACIÓN ACÚSTICA EN EL MAR MENOR


Un domingo cualquiera del mes de julio en una población  en los alrededores del Mar Menor:

9.00: pasa pitando un panadero.
10.30: pasa el afilador, con sus eslóganes en el altavoz, no es ni siquiera el afilador tradicional.
11.00: pasa el tapicero con el altavoz también a toda pastilla.
11.30: pasa otro panadero pitando más fuerte que el anterior.
12.30: pasa el vendedor de ajos, gritando por su altavoz.
13.00: pasa otro panadero pitando como los anteriores.
13:15: pasa el de los melones y las patatas con su correspondiente altavoz.
13.30: me voy a bañarme harto de tanto estrés.
16.30: pasa el de los melocotones gritando con su altavoz correspondiente.
19.00: pasan los “gitanos de la cabra”, sin cabra, pero con el organillo a todo volumen.

Se pueden imaginar como acaba uno el día. Subiéndose por las paredes con tanto ruido y con los nervios descompuestos. En lugar de tener un plácido y tranquilo día de fin de semana dan ganas de volverse a la ciudad, donde hay casi menos ruido y sobresaltos.

He descrito un domingo cualquiera del mes de julio o agosto, da igual, pero no ocurre solo en fin de semana, también durante semana, aunque reconozco que pasan menos vendedores ambulantes en esos días entre semana.

¿Por qué se incumplen las leyes con tanta impunidad?, la venta ambulante está prohibida en las poblaciones de alrededor del Mar Menor y tocar el claxon de forma arbitraria también, así como poner un altavoz o la música más fuerte de lo permitido… ¿por qué tenemos que aguantar esto los vecinos de estas poblaciones?.

Señores del Ayuntamiento de Cartagena y de las autoridades que competan, eso que acabo de describir se llama incumplir la ley, y  que yo sepa estos hechos están de castigados por ella.

Si esta medida parece demasiado estricta, que no lo es, si no se denuncian estos hechos, al menos se debería llamar la atención por parte de las autoridades a los que cometen estos actos para que no vuelvan a hacerlo.
Llevamos muchos años luchando contra este tipo de contaminación acústica, que pone de los nervios a cualquiera que veraneé en las localidades costeras del Mar Menor, ya que no se trata de un panadero que pase esporádicamente, o un vendedor ambulante que haga lo propio, sino que los panaderos y demás vendedores ambulantes se toman la libertad de “despertarte” o “molestarte” a la hora que ellos quieren con sus pitos y eslóganes,  por otro lado de lo más curiosos como el de los ajos por ejemplo, que berrea: ¡ajos gordos y coloraos como le gustan a las mujeres! o el antiguo afilador que gritaba: ¡se afilan los cuchillos y las deeeestijeraaaas!, ahora pasa otro que incluso te vende aparatos para afilar tú mismo los cuchillos.

Todavía es mayor el problema de la gente que trabaja por la noche, que tiene niños pequeños y ancianos o personas enfermas a su cargo que necesitan descansar por la mañana hasta más tarde y no tienen forma de hacerlo con estos ruidos mañaneros, pero tampoco por las tardes, puesto que los estos pitidos y gritos por altavoces se prolongan durante todo el día.

Los vecinos de estas poblaciones no tenemos, ni debemos porqué seguir aguantando esta situación insostenible desde el punto de vista jurídico y de la salud, y las autoridades competentes no deberían hacer oídos sordos a las quejas y denuncias de los vecinos, y tomar cartas en el asunto para acabar con este incumplimiento reiterativo de la ley todos los veranos desde que yo tengo uso de razón, y créanme que tengo ya algunos añitos, en los cuales veraneo en esta comarca.

¿Qué nos queremos cargar el trabajo de estos señores, tal como está ahora la economía? la respuesta es no rotundamente. Primero los panaderos que pasan son los mismos que nos venden el pan en las panaderías de las poblaciones adyacentes al Mar Menor, con lo cual no tienen ninguna necesidad imperiosa de venta ambulante, segundo los vendedores ambulantes pueden ir a los pueblos los días que le corresponde el mercado, que cada día es una población, y muchos de ellos además tienen sus propios comercios con lo cual tampoco tienen necesidad ninguna,  tercero si quieren vender en la calle de forma ambulante, aún a riesgo de multa por parte de la policía, o al menos así debería ser, que lo hagan, no tenemos inconveniente alguno pero que lo hagan en silencio, sin molestar a los vecinos que quieren seguir disfrutando con tranquilidad de su merecido descanso y veraneo después de un año de duro trabajo.

Así que desde aquí abogamos por poder disfrutar de un verano tranquilo, de paz y sosiego, sin tener que ser sobresaltados cada por dos por tres por estruendosos y desafinados claxons de coches o furgonetas, ni gritos y berreos variados por altavoces a todo volumen a horas y deshoras, ya sean la nueve de la mañana un domingo como cualquier día de semana a la feliz hora de la siesta del estío.

Por todo ello volvemos a reiterar nuestra propuesta al Ayuntamiento de Cartagena y las autoridades competentes de que cumplan con su deber de velar por la tranquilidad de los vecinos y protegerlos de la contaminación acústica que entre otras patologías, puede producir estrés grave e incluso infartos agudos.
No obstante también conozco que algunos de estos vendedores tienen permisos especiales para la venta ambulante, insisto no tengo ningún problema en que hagan su trabajo, y si encima están auspiciados por la ley menor es mi objeción, pero lo que no tienen permiso es para tocar el claxon y gritar por altavoces a volúmenes no permitidos, y que yo sepa para ello no hay permisos especiales.

7 comentarios:

alp dijo...

jejejej, una vez mas Don José, dá usted en el clavo, sobre todo porque esos que "pitan" junto a su casa, son los mismos que un poquito antes, lo han hecho en la puerta de mi casa, te ha faltado decir,"el afilador, afila los cuchillos y las tijeras, se lo ofrece la casa Ibérica DI Albaceteeeeeeeee"jejeje, un saludo Don José.

José Navarro Leandro dijo...

¡Alguien tiene que poner orden en este pueblo! ¿no? jejeje.
Un saludo para ti.

alp dijo...

Como ya no está el MATUTE...pues tendrás que ser tú...Luego te llevamos el bastón de mando..jejeje. Viva Los Urrutias Beach.

ALEJANDRA dijo...

Te falta uno-s digo dos, para l@s que estamos en primera línea: los PASEANTES,useasé l@s de la "ruta del colesterol", mañaneros de pro, que a paso rápido y lengua aún más veloz, pasean dándole a la sin hueso a grito pelao desde el mismico amanecer, a esa hora en que el sueño es más dulce. Y da igual que sea domingo o jueves, no piensan en nadie. Y eso sí, van de cuatro en cuatro y los siguientes pasan a los dos minutos y medio. Total, que te levantas de un hunor estupendo... Y dos: los de la barbacoa. Empiezan de muy buen rollito, muy organizados. El humo, que si prende, que si no prende.. empieza a correr el alcohol y lo que no es alcohol, las risas, la música, LA MÚSICA CHUNTACHUNTA... las 3, las 4.. y no se van, y discuten y ríen, y gritan, y no dejan dormir a nadie. Total que cuando empeza a amanecer y por fin parece que llega la calma, quienes llegan son los paseantes. Yo también echo de menos al Matute.
(le recuerdo especialmente cuando empecé a conducir, parece que estaba al cabo de nuestras edades, porque le faltaba tiempo para pedirte el carné...XD). Un saludo!!.( Ah, y otro día te hablo de la espumica blanca -química que hay en toda PuntaBrava,que impide el baño, y los verdes en la higuera probablemente...)

José Navarro Leandro dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en esos otros agentes de contaminación acústica de origen antrópico, deberían tener en cuenta a la gente que quiere descansar en sus vacaciones.
Lo del Matute era un poco exagerado, pero ponía "orden y concierto" jejeje.
El tema de la espumica blanca como dices lo tengo pendiente en un próximo artículo en el blog ( no depende solo de la contaminación química), lo del verde de la higuera, no lo entiendo, ¿qué es?
Te invigo a escribir tu misma sobre ello y publicar el artículo en el blog.
Por cierto he recomendado tu blog de cocina a mi cuñada, que le encanta cocinar.
Un saludo.

ALEJANDRA dijo...

Con lo de "los verdes en la higuera", me refiero a los autodenominados ecologistas, léase Izquierda Unida - Los Verdes, o el mismísimo Green Peace ;" en la higuera" es decir que no se enteran o no se quieren enterar. Me refiero a que defiendan a muerte lo de las posedonias, que sí, que me parece muy bien, pero que el Mar Menor, que como tú muy bien dices es una joya única, yo diría en el mundo ( yo me he criado tomando el aperitivo cogiendo berberechos de la misma orilla) está abandonao a su suerte que desde luego cada dia es menor-s. Y ahora es un principio de cloaca en muchos sitios y en otros francamente una cloaca, porque jope con los olores de vez en cuando!. En fin, que me gustaría que los que abogan por la ecología, los que la hacen su bandera, se acordaran de este precioso en su tiempo rincón de Murcia. Muchas gracias por tu recomendación. Será muy bien recibida. Un abrazo!.

José Navarro Leandro dijo...

Estoy de acuerdo contigo de nuevo, me parece muy acertada tu opinión creo que muchos de esos grupos ecologistas ( no todos, también hay que decirlo ) se preocupan más de la política que de la verdadera ecología, yo prefiero a los ecologos, estos últimos razonan y argumentan sus quejas aunque no se les oiga tanto.
Yo veraneo toda mi vida en el Mar Menor y he visto su evolución siempre a peor y por eso me decidí al fin a escribir este blog, con el propósito de llamar la atención sobre este ecosistema en la medida de lo posible.
Por si te interesa también hay otra página ya abandonada que hace tiempo publiqué con mi primo Paco Salinas, ss llama www.elmarmenor.org.
Un saludo.