BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

miércoles, 6 de octubre de 2010

LA MARINA DEL CARMOLÍ. UN LUGAR DE IMPORTANCIA ECOLÓGICA EXCEPCIONAL EN PELIGRO I

Situación y accesos
La Marina del Carmolí es una llanura costera de una importancia relevante dentro del Espacio Natural denominado “Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor y Cabezo Gordo”.


Situada en la ribera oeste del Mar Menor ( Comunidad de Murcia ), entre Puntabrava y Bahía Bella frente al camping Cartagonova en la carretera que va hacia Los Alcázares, La Marina toma su nombre del cabezo del Carmolí, un afloramiento volcánico que data de la era terciaria.


Para acceder a esta zona se hace por la carretera N-332, que va desde Los Alcázares hacia Los Urrutias, y después se toma el desvío hacia la carretera general F-34, que va paralela a la costa, donde hay unos ensanchamientos en los laterales en los que se puede aparcar el coche para acceder a esta zona.

La Marina del Carmolí vista desde la cumbre del cabezo del Carmolí.
Descripción

La Marina tiene una longitud aproximada de 2.8 kilómetros y 280 hectáreas de superficie, con una anchura máxima de 250 metros en la zona cercana a Puntabrava y apenas 25 metros en la zona próxima al camping Cartagonova. Esta salpicada de pequeñas charcas de aguas salobres, donde habita entre otras especies el fartet ( zorrilla ), un pez endémico del sureste español de la familia de los ciprinodóntidos e incluido dentro del Catálogo de Nacional de Especies Amenazadas, además de alevines de otras especies de peces que viven en el Mar Menor, sobre todo mújoles.

Además por ella pasan dos grandes cañadas reales: la de Cantarranas y la de la Colada del Mar Menor, lo que le da aún más importancia si cabe.

Fartet ( Aphanius iberus ). La de arriba es una hembra y el de abajo un macho.
La zona es adyacente a un antiguo campo de aviación del ejército, se puede ver incluso una antigua pista de aterrizaje hoy en día cubierta parcialmente por vegetación, y a su lado unos barracones.
Antigua pista de aterrizaje.


Barracón militar.

También en la parte que está junto a la orilla del mar se puede observar un antiguo búnker utilizado para la vigilancia de esta costa cuando era propiedad del Ejército del Aire.

Búnker en La Marina del Carmolí.

En la parte más cercana a Puntabrava, lindando con esta población, hay un hangar que albergó un overcraff en los años ochenta y que hoy en día se encuentra en ruinas y en un estado de abandono total.

Base de hovercraft abandonada.
A lo largo de este paisaje discurren numerosas sendas por las que se puede caminar mientras se disfruta de un agradable paseo por la costa, admirando un bonito paisaje con unas vistas que abarcan todo el perímetro del Mar Menor, desde el San Pedro del Pinatar hasta Cabo de Palos, siempre y cuando no haya llovido en días anteriores, ya que en este caso, la zona queda abnegada de barro y agua, lo que hace imposible su tránsito.

Para respetar el entorno y no molestar a la fauna que habita en la zona se recomienda no salirse de las sendas y de esta manera también ayudaremos a la conservación de la vegetación.

Atardecer en la Marina del Carmolí.
Zona de aportes hídricos y sedimentos al Mar Menor

En la Marina desembocan, entre otras, tres grandes ramblas procedentes del Campo de Cartagena: del Miedo, Miranda y del Albujón esta última con un caudal permanente, y que en ocasiones vierten una gran cantidad de agua al Mar Menor, sobre todo cuando hay importantes precipitaciones torrenciales, lo que provoca el arrastre de sedimentos que provienen de los cultivos cercanos a la laguna así como de los pesticidas y herbícidas utilizados en dichas plantaciones que ocasionan una contaminación importante en la laguna y contribuyen gravemente al deterioro del ecosistema, provocando la muerte de gran cantidad de animales y algas como ocurrió en los meses de agosto y septiembre de 2005.
Rambla de Miranda.


Rambla del Albujón.
Además los sedimentos drenados provocan una eutrofización en las aguas lagunares que en conjunto con otros factores de alteración del ecosistema se traduce en un desequilibrio ecológico con consecuencias, a veces inesperadas y bastantes graves, como la invasión de las medusas Cotylorrhiza tuberculata ( huevo frito ) y la Rhizostoma pulmo ( medusa blanca ) a finales de los años ochenta del pasado siglo, ésta última con un picadura urticante, que además de los daños que han provocado en la fauna del Mar Menor, desplazando por ejemplo a otras especies de medusas autóctonas totalmente inocuas como la Aurelia aurita o contribuyendo en parte a la desaparición del caballito de mar, han ocasionado una serie de costes económicos con el fin de erradicarlas, aunque hasta el momento no ha sido posible.

No hay comentarios: